1/8/09

O-ren Ishii




Primera mozaca de la semana (aunque en modo experimental, eso sí) fué la asesina americo-chino-japonesa de el primer volumen de Kill Bill, miembro original del escuadrón de asesinos 'Deadly Vipers', y eventual jefa del sindicato del crimen 'Yakuza' de Tokyo, protegida por su guardia personal, los 'Crazy 88'.



El corto anime, incluido dentro de la propia película, fue realizado por el estudio Production I.G. ( Ghost in the Shell, de Mamoru Oshii y Jin-Roh: the Wolf Brigade de Hiroyuki Okiura), donde Tarantino supervisó estrechamente todas y cada una de las fases de la producción:
"Me encanta el anime, así que no iba darle mi guión a estos chicos, por muy buenos que crea que son. Quería disfrutar dirigiendo anime", reconoce el director.

Tarantino escribió el guión toma a toma, cuidando hasta el mínimo detalle y en las reuniones con los animadores interpretaba cada una de ellas ("cada detalle, cada gesto; tardamos seis horas") y colaboró con ellos para producir una serie definitiva de storyboards. La transición a un nuevo medio tuvo éxito gracias a la estrecha colaboración de Tarantino. "Una de las cosas que hizo posible que saliera bien es que si hubiera tenido que rodar la secuencia en acción real, el resultado no sería tan diferente. Es más o menos la misma película que ve el público", explica Tarantino.

¡Estoy jodidamente enamorado de esta
menuda (en ambos sentidos) mujer!