18/10/08

The Clone Wars Animated Series



Hace años pude leer unos comics llamados "Star Wars Tales" que, como su nombre indica, contaban historias basadas en el universo Lucas, centradas en personajes principales o secundarios pero (y aquí radicaba el sello de la serie) no podían modificar en ningún modo las tramas centrales de las trilogías; esto era, a la vez, lo que las hacía diferentes, dándoles un encanto único en relatos míticos como el duelo entre Vader y Darth Maul, o el cuento "Jedi Fiction" que mezclaba a Yoda y Mace Windu-Samuel L. Jackson en una cafetería de Coruscant, como si un guión de "Pulp Fiction" fuera; pero, lo que en el fondo, las hacía irrelevantes pues no eran más que historias secundarias sin más.



Y hago referencia a estas historias por que es lo que más me ha venido a la cabeza tras ver los tres primeros episodios de "The Clone Wars Animated Series", serie de la que ya hemos hablado varias veces, y que tuvo su primer episodio en una peli entretenida pero algo confusa, pues no dejaba claro que era, precisamente eso, primera tv movie piloto de la serie de la que hoy hablamos, y que sin duda recomiendo a aquellos fans que, como ocurría en los cómics que os comentaba, sepan verla sin grandes expectativas ni prejuicios.

Pues estas Clone Wars gustan y entretienen, son un gozo visual inaudito e incluso los guiones saben sacar buen provecho a los 22 minutos de duración de los episodios; de hecho durar menos de media hora ayuda a la serie pues nunca llegan a cansar sus arcos argumentativos (pues no son el colmo de la originalidad vamos).

Son personajes como Yoda o Ashoka (padawan de Skywalker), los que atraen al espectador y salvan la serie, pues nos los muestran en circunstancias nuevas y podemos verlos resolviéndolas a la "manera jedi", sin embargo los villanos, y esto es algo completamente subjetivo, no me ofrecen tensión alguna. Tipos como Grievous o Dooku no me llegan a impresionar (salvo quizá Ventress), debe ser por que todos sabemos ya cómo acaban.



Y esto es lo que remonta de nuevo a los "Star Wars Tales", que sabemos cómo acaban los principales personajes, así que estas historias "beta" o cuentos "b-sides", me parecen lo que son: otra forma de hacer caja para el tío Lucas; así que espero, que empiecen a desarrollar otros personajes menos conocidos, historias realmente paralelas que aporten la frescura que la saga sin duda necesita, como supieron hacer en obras maestras como el juego Kingths of the Old Republic, arriesgando de nuevo y apostando por personajes secundarios o terciarios que puedan ampliar las historias a contar en este "a veces demasiado reducido universo", puede que incluso tocando parcialmente el arco de "la gran saga".




Puede intuirse algo de eso ya en estos tres primeros episodios, apostando por la diferenciación de caracteres entre los soldados clones al mando de Yoda y Obi Wan que, pese a ser idénticos en aspecto, muestran cambios de look, peinados e incluso tatuajes según su afinidad a sus líderes, armamento predilecto, personalidad, etc.

Un último apunte, en este caso del diseño de vehículos: ¡se ha vuelto a la estética industrial! (sí, me emocionan cosas raras, lo sé), aquella que todos conocemos de la primera trilogía, dejando a un lado ese preciosismo extravagante de las naves de la nueva trilogía, y retornando con mucha lógica al diseño austero de época de guerra, proceso que cobra sentido de nuevo en esta serie que, insisto, recomiendo a todos los lectores y tripulantes.



Gracias por leerme, y podéis descargaros los tres episodios emitidos aquí.

3 comentarios:

Beakman dijo...

Fui a ver la película al cine y me encantó la idea que brindaba, como los spin off de los que hablas. Y ahora con la serie me quedo igual, con un entretenimiento de 20 minutos que ni espero que me desvele una trama increíblemente bien trenzada ni un desarrollo épico. Simplemente son historias para entretener al público, y si van a ser 100 capítulos como se dice.. ¡Bienvenidos sean!

zero dijo...

es verdad! el tío Lucas prometió 100 capítulos, aunque hay quien hay dicho que serían 1000 ...

Anónimo dijo...

si, yo hoy que serían 19 millones.