23/6/10

Se acabó lo que se daba

Esta será mi última reseña en el halcón tal y como es ahora.

Han sido dos años, unas 40.000 visitas, muchas risas, disgustos, ganas y desganas.
También han sido muchas las lecciones que este pequeño blog me ha dado: sobre la amistad, sobre la fidelidad y sobre el interés genuino (en el buen y mal sentido), y de todas ellas le estoy profundamente agradecido.

Ahora toca cambiar, no sé muy bien de qué manera ni cómo será ese cambio, pero tiene que ocurrir, lo sé, lo noto en mis entrañas.

Supongo que habrá quien se alegre de mi marcha, quien se apene y (me temo) a quien le sea absolutamente indiferente, para todos deciros que muchas gracias por haberme leído estos años, sin nuestros lectores y sin mis compañeros tripulantes del halcón esto nunca habría sido igual, eso seguro.

Nada más, un abrazo milenario a todos.

zero

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tíiiiiiiiiiiiiiiiiiio

Acaso se rindió Mandela cuando estaba en la cárcel?
Acaso se rindió Gandhi cuando no comía?
Acaso lo hizo Churchill cuando sólo podía prometer sangre, sudor y lágrimas?
Es más:
Acaso se rindió Jon Nieve cuando hacía frío?
Acaso se rindió Charles Xavier porque no se cumplía su sueño?
Se rindió Frodo porque el anillo era pesado?
Se rindió Luke porque no tenía mano?
Se rindió Sanguinius ante Horus porque no tenía a su lado al Emperador?
Se rindió Bond porque el Dr. No tenía un gato?

Tíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiio


Alvin - el Triste

shaamehd dijo...

"Se rindió Sanguinius ante Horus porque no tenía a su lado al Emperador?"

Frikis hasta el fin...

Un abrazo halconeros!!!!

Tecnico Harlan dijo...

por qué?

Kal Zakath dijo...

Vaya, un poco tarde pero adiós y que vaya bien en la vida real!